Cuevas deja paso a un nuevo presidente de la CEOE tras 23 años de mandato / l. Abellán

Posted on 2010/01/06

0



Gerardo Díaz asume el liderazgo con la voluntad de continuar la labor de su antecesor

L. ABELLÁN – Madrid – El País 06/06/2007

En 30 años de vida sólo ha conocido dos presidentes. La CEOE es probablemente la organización española con menos rotación laboral en su cúpula. José María Cuevas, el hombre que la ha pilotado desde 1984, deja hoy el cargo en manos de Gerardo Díaz Ferrán, hasta ahora gestor de la patronal madrileña. A punto de cumplir 72 años, Cuevas se ha convertido en el representante público más longevo de la democracia. La salud lo ha apartado de sus funciones antes de lo previsto, pero no se resigna a marcharse a casa y ejercer la vida contemplativa.

El día a día del hasta ahora jefe de los empresarios transcurrirá, eso sí, en otro lugar de trabajo. Del despacho de la madrileña calle Diego de León se trasladará a otro que la CEOE ha dispuesto en un edificio de la calle Alfonso Rodríguez Santamaría. Allí desempeñará su labor como presidente de la Fundación CEOE, dedicada a la promoción de la ciencia y la cultura. Mantendrá el coche de la organización, el chófer, el escolta y gran parte de la disciplina que lo ha caracterizado estos años. «A partir de ahora, en lugar de trabajar seis días a la semana, igual lo hace cuatro», aseguran en la patronal. En principio también seguirá al frente de las empresas que preside y continuará formando parte de varios consejos de administración.

Lo que sí abandonará Cuevas es el diálogo con los sindicatos, una de las directrices que han marcado sus 23 años de mandato. Pese a pertenecer al otro bando, el presidente de la CEOE se ha ganado el aprecio y la admiración de los líderes sindicales. Tanto el de UGT, Cándido Méndez, como el de Comisiones Obreras, José María Fidalgo, acudirán hoy a la escenificación del relevo en la presidencia de la CEOE. «Para mí hoy es más el día de la despedida de Cuevas que el de la llegada del nuevo presidente», afirma un sindicalista. La organización no ha invitado a nadie del Gobierno ni del mundo de la política.

Las buenas formas no han impedido al líder de la patronal lanzar críticas acérrimas contra todo aquello que le ha disgustado, incluso en materias ajenas a lo empresarial. En la última asamblea de la CEOE apeló a la «indisoluble unidad de España» y reprobó la «inconsciencia» de quienes agitan el debate territorial. Su visión del país, entre otros motivos, le ha procurado enemistades en varias filiales autonómicas de la CEOE, especialmente la catalana Fomento del Trabajo y la vasca Confebask. El presidente de Fomento, Juan Rosell, intentó en 2006 disputarle la cúpula de la organización, aunque al final se achantó.

Sin sorpresas

A Díaz Ferrán le tocará recomponer esas relaciones agrietadas, pero nadie debe esperar un giro en la gestión de CEOE. El nuevo presidente es el candidato de Cuevas y ya ha declarado su voluntad de seguir las líneas maestras de su antecesor. El diálogo social será una de las principales, lo que tranquiliza a los sindicatos.

El tercer presidente en la historia de la CEOE representa el modelo del empresario que comenzó desde abajo. A los 12 años cobraba billetes en los autobuses de la empresa familiar y en cuanto pudo, a los 25, fundó su propia empresa de transporte por carretera, Trapsa. Desde hoy dirige los destinos de la gran patronal española.