«Narvik: The Struggle of Battle Group Dietl in the Spring of 1940» / Alex Buchner / Reseña de Lance R. Blyth. Michigan War Studies Review 

Posted on 2022/06/07

0



Trans. Janice W. Ancker. Filadelfia: Casemate, 2020. Págs. xxi, 218. ISBN 978–1–61200–917–9.

Publicado en Michigan War Studies Review

En 1958, Alex Buchner, un voluntario adolescente en las tropas de montaña alemanas al comienzo de la Segunda Guerra Mundial y comandante de compañía al final, publicó un libro sobre los combates en Narvik, Noruega (abril-mayo de 1940). Se basó en recuerdos, memorias y registros militares en una historia sencilla y ligeramente romántica sobre la perseverancia en una batalla de ocho semanas que enfrentó a las tropas de montaña alemanas, el personal naval varado y la infantería aerotransportada contra un enemigo que los superaba en número casi cinco a uno. Ahora disponible para lectores anglófonos en una excelente traducción de Janice Ancker, Narvik: The Struggle of Battle Group Dietl in the Spring of 1940 puede responder una pregunta que persiguió a Gran Bretaña y Estados Unidos en ese momento: ¿los alemanes tuvieron éxito en Narvik debido a sus tropas de montaña?

Buchner comienza con el embarque del 139º Regimiento de Infantería de Montaña (reforzado) y el Estado Mayor de la 3ª División de Montaña al mando del General Eduard Dietl, el Grupo de Batalla Dietl del título, a bordo de diez destructores (6 de abril de 1940):El largo muelle de Columbus retumbó con el sonido de botas de montaña con púas, mientras compañía tras compañía de soldados de infantería de montaña subían a bordo de los barcos, cargados con pesadas mochilas, colgando con equipo, con ametralladoras al hombro. Estos eran hombres que habían venido de los Alpes, los Dolomitas y los Karawanks, con destino desconocido. (1)

Después de un viaje por mar agitado, el grupo de batalla, usando un frente de tormenta como cobertura, se apoderó de Narvik en un aterrizaje sorpresa el 9 de abril. Pero un contraataque naval británico destruyó todos los destructores alemanes durante los días siguientes, dejando a los alemanes varados. Dos mil soldados de montaña y 2.600 marineros carecían de todos los suministros y armas de apoyo, obligados a depender de las existencias noruegas incautadas y el reabastecimiento aéreo irregular. Establecieron un perímetro defensivo al norte y al sur del puerto de Narvik y tomaron posiciones a lo largo del estratégico ferrocarril mineral a Suecia, veinte kilómetros al este.

Desde mediados de abril, el grupo de batalla resistió los ataques noruegos y luego franceses desde el norte y los ataques británicos, polacos y franceses desde el sur. El 12 de mayo, después de un mes de lucha, un desembarco anfibio de las tropas de montaña francesas flanqueó a los destacamentos del norte de Alemania, lo que los obligó a retirarse y luego abandonar Narvik por completo. Un goteo de infantería aerotransportada y tropas de montaña, rápidamente entrenadas como paracaidistas, comenzó a llegar en las últimas semanas de mayo. En junio, Battle Group Dietl estaba de espaldas a lo largo de la frontera sueca. Pero, el 8 de junio, los Aliados, reaccionando a los éxitos alemanes en la Batalla de Francia, retiraron sus fuerzas y no dejaron a los noruegos más remedio que rendirse. Los alemanes habían resistido, apenas, durante dos meses y regresaron a Narvik.Una vez más, los hombres tuvieron que completar una última marcha forzada de 15 a 20 horas, con sus últimas fuerzas, luchando por llegar a su destino. Desde las rocas barridas por la tormenta y el terreno montañoso desierto, donde incluso el 9 de junio había nevado; de la niebla fría, húmeda y eterna y luego hacia los valles, donde el sol tardío de la primavera los calentó cuando entraron. Ahora había casas, praderas amistosas y abedules de color verde claro. Y los humanos, que no amenazaban la vida de uno…. (167)

Tanto los británicos como los estadounidenses se preguntaban cómo apenas cinco mil alemanes habían mantenido a raya a unas veinticinco mil fuerzas aliadas. Llegaron a la conclusión de que las tropas de montaña habían marcado la diferencia. La historia oficial británica, citando informes contemporáneos, señaló que las «Reglas del Servicio de Campo contenían una sección sobre Guerra de Montaña, derivada de la experiencia en la Frontera Noroeste, pero el problema muy diferente de operar a gran altitud (o en latitudes altas) en la nieve no fue considerada en ninguna parte». [1] El mayor del ejército de los EE. UU. Albert Wedemeyer, al escribir el Estudio de requisitos definitivos o «Plan de la victoria» en agosto de 1941, citó específicamente a las tropas de montaña alemanas en la campaña noruega como prueba de que el ejército de los EE. UU. necesitaría sus propias divisiones de montaña, más de diez por sus cálculos. [2]Una evaluación de la inteligencia militar de EE. UU. En septiembre de 1942 declaró que «se probaron y probaron nuevos métodos de combate de invierno en un país montañoso» en la invasión alemana y «las unidades enviadas a Noruega incluían divisiones de montaña que contenían esquiadores entrenados». [3]

Buchner describe Narvik como «un entorno alpino en invierno» con elevaciones que van desde el nivel del mar hasta picos de más de 1400 metros (4600 pies), línea de árboles a 600 metros (2000 pies) y cubierta de 1 a 2 metros (3 a 6 pies) de nieve (23). «Como soldados de montaña, las tropas contemplaron las enormes montañas árticas e inmediatamente se sintieron como en casa» (26). Y aunque los marineros un poco más numerosos no tenían el «entrenamiento y la experiencia para la lucha en la montaña», pudieron servir en posiciones defensivas críticas y funciones de apoyo (32). Sin embargo, las tropas de montaña no se habían desplegado con ninguno de los equipos que habían entrenado para usar en las montañas en invierno. No tenían ropa de invierno, más allá de abrigos pasados ​​de moda, y ningún camuflaje blanco para confundirse con la nieve. No tenían tiendas de campaña ni sacos de dormir para sobrevivir al aire libre, sin esquís o raquetas de nieve para la movilidad, sin piolet o cuerdas para cruzar los glaciares, sin gafas de nieve para prevenir la ceguera de la nieve. Todo lo que tenían eran botas de montaña con suelas claveteadas para asegurar el agarre en las rocas.

Los soldados de montaña tenían experiencia de combate de la campaña polaca. También tenían buenos oficiales y suboficiales, en particular el general Dietl (desconociendo su ferviente nazismo). Y habían sido criados y entrenados en los altos Alpes austríacos durante muchos años, desde que los alemanes formaron la 3.ª División de Montaña en 1938 con las tropas de montaña tomadas del ejército austríaco. [4]En resumen, estaban «en casa» en las montañas. Tomaron o compraron la ropa de abrigo y el equipo que pudieron de los noruegos, particularmente material blanco y suficientes esquís para montar varios pelotones para reconocimiento o contraataques rápidos. Los soldados de montaña construyeron refugios con lonas y piedras o cavaron cuevas de nieve, quizás el mejor refugio posible en las alturas expuestas, y usaron porteadores, a menudo marineros, para transportar los suministros. Conscientes de cuán sensibles son las unidades a sus flancos en las montañas, donde es muy fácil ser flanqueado, el grupo de batalla dispuso sus defensas en forma escalonada cuando fue posible. Como se quedó sin hombres, el grupo dispuso sus defensas en líneas de pequeños grupos de cinco o seis hombres separados por varios cientos de metros, lo que impidió las penetraciones aliadas.

Buchner también deja en claro que los alemanes fueron ayudados por la falta de habilidades de sus enemigos: mientras que «los noruegos eran extremadamente móviles en el duro terreno montañoso», capaces de montar múltiples ataques de la compañía en esquís, carecían de «liderazgo decisivo y experiencia de combate». (60). Los aliados incluían una brigada de fusileros polaca de Podhalian (montaña), pero eran tropas de montaña solo de nombre, ya que habían sido reclutadas de los emigrados a Francia antes de la guerra. [5]Buchner señala que los polacos realizaron ataques frontales en las montañas, pero no lograron organizarlos en un «movimiento de barrido amplio» contra los flancos (48). A los británicos y franceses les fue un poco mejor ya que «carecían de espíritu ofensivo» (93). Se desplegaron tres batallones de tropas de montaña francesas con equipo de invierno completo, pero constituían solo una pequeña fracción de los veinticuatro batallones que enfrentaban a los alemanes. En última instancia, sostuvo Buchner, los comandantes aliados nunca coordinaron sus fuerzas con las de los noruegos y, sin experiencia en guerras de montaña y con muy pocas tropas de montaña, no lograron realizar «un movimiento de pinza» al norte y al sur de Narvik a través de las montañas para «aislar las unidades de combate alemanas desde la retaguardia» (43).

Buchner implica que las tropas de montaña alemanas desempeñaron un papel clave en la Batalla de Narvik. Las experiencias de la división hermana de la 3.ª División de Montaña alemana, la 2.ª (también formada por tropas de montaña austriacas), en Noruega sugieren que el empleo de tropas de montaña en terreno montañoso podría dar una ventaja operativa. A principios de mayo, la división estaba a trescientas millas al sur de Narvik, pero se le ordenó ir a relevar a los defensores. Inicialmente avanzando noventa millas en cuatro días a través de montañas que los británicos consideraban infranqueables, la división se abrió camino hacia el norte a través de las fuerzas de retraso noruegas y británicas. A finales de mayo, la 2.ª División de Montaña estaba separada de Narvik por ochenta y cinco millas de desierto sin caminos. La división envió 2.500 de sus mejores montañeros que, abastecidos por vía aérea, recorrieron el terreno montañoso en dos semanas,[6]

La narrativa de combate de Buchner proporciona evidencia de la historia de la guerra en las montañas de que las organizaciones militares entrenadas para operar en un entorno específico tienen más posibilidades de éxito en ese entorno que las unidades no entrenadas. [7] Si bien esto nos parece de sentido común, la historia está repleta de ejércitos que intentan operar en condiciones para las que no estaban preparados. Y dado que los militares están considerando una vez más las operaciones militares en entornos extremos (montañas altas, el Ártico, megaciudades), las experiencias del Grupo de Batalla Dietl nos enseñan lecciones importantes sobre entrenamiento, preparación, perseverancia y liderazgo.

[1] TK Derry, The Campaign in Norway (Londres: HMSO, 1952) 241.

[2] Véase Charles E. Kirkpatrick, An Unknown Future and Doubtful Present: Writing the Victory Plan of 1941 (Washington: US Army Ctr. of Mil. Hist., 1992), 131, 134–47. Si bien en 1942 se propuso un Cuerpo de Montaña de EE. UU. De tres divisiones, en última instancia, solo la 10.ª División Ligera (Alpina) se activó en 1943, redesignada como 10.ª División de Montaña en noviembre de 1944.

[3] Servicio de Inteligencia Militar, The German Campaign in Norway (30 de septiembre de 1942) v, 21.

[4] Roland Kaltenegger, Die Geschichte der deutschen Gebirgstruppe 1915 bis heute (Stuttgart: Motorbuch-Verl., 1980) 100-101.

[5] Evan McGilvray, Narvik and the Allies: The Polish Brigade at Narvik 1940 (Solihull, Reino Unido: Helion, 2017) 87.

[6] Earl F. Ziemke, The German Northern Theatre of Operations, 1940–1945 (Washington: Dept. of the Army, 1959) 95-99, 102-3.

[7] Alexander Statiev, War’s Summit: The Red Army and the Struggle for the Caucasus Mountains in World War II (Nueva York: Cambridge U Pr, 2018), muestra que el éxito del 49.º Cuerpo de Montaña alemán con la 1.ª y la 4.ª Divisiones de Montaña en cruzar las montañas del Cáucaso en 1942 se debió a que poseían capacidades de guerra de montaña mucho mayores que los defensores soviéticos.